¡LA GALAXIA EN UNA CAJA DE ARENA!

Cristo Nuñez

28 enero, 2020 Blog

¡LA GALAXIA EN UNA CAJA DE ARENA!

Una caja de arena es un universo en miniatura para un niño, un mundo de valles, castillos, escondites y grandes escapadas. En un nivel diferente, una caja de arena sirve como un modelo del universo. Hay aproximadamente el mismo número de granos de arena en un arenero como estrellas en la galaxia de la Vía Láctea.

Cuando se examinan en un microscopio, se considera que todos los granos son fundamentalmente el mismo material de silicato que se diferencian en detalle entre sí. Así es con las estrellas, todos ellas son hornos termonucleares cósmicos, pero difieren en tamaño, temperatura y brillo. Nuestro sol es una de ellas.

Al igual que los granos de arena se funden en una textura suave al ojo, las estrellas se convierten en una costa de playa radiante, vista como la vía láctea en las noches de verano.

Sólo las estrellas más cercanas, las que están a unos pocos miles de años luz del sol, son visibles individualmente.

¡ATENCIÓN A ESTO!

Un dedal de arena de la caja representaría todas las estrellas visibles a simple vista en una noche con cielo despejado.

Pero la caja de arena es sólo nuestra galaxia, y la nuestra es meramente una de miles de millones.

Cada ser humano en la Tierra necesitaría una caja de arena para comenzar a acercarse a una representación del universo real, e incluso eso se quedaría corto con varios miles de millones de cajas de arena. Sólo contar las cajas de arena -las galaxias del universo conocido- a razón de una por segundo, 24 horas al día, tomaría varias vidas humanas.

A menudo me preguntan si la inmensidad del universo me hace sentir totalmente insignificante, incluso deprimido, cuando estoy fuera observando las estrellas. Por el contrario, siento una profunda sensación de tranquilidad bajo el estrellado cielo nocturno.

No es un misterio insondable, sino un lugar de las maravillas que hay que explorar. El ser humano puede no comprender todos los funcionamientos intrínsecos del universo, pero sí sabemos lo suficiente como para reconocer nuestro lugar en el esquema cósmico, al menos en un sentido físico. Por esa sola razón, no somos insignificantes.

La observación astronómica es para mí es un viaje cerebral entre las estrellas y las galaxias, una comunión con la belleza y la inmensidad del universo. No es abrumador, es estimulante.

Esos sentimientos se refuerzan cada vez que estoy bajo una rica capa de estrellas y al ver la luz brillante de la estrellas en la vía láctea resplandeciendo a través del cielo. Me hundo en una silla de jardín y volteo mis binoculares a la multitud de puntos estelares en Cyngus y Sagitario. El océano de estrella ofrecido por los humildes binoculares nunca pierde su impacto.

El astrónomo canadiense, Helen Hogg, lo resumió en un ensayo que escribió en los años 70:

“Muchas personas tienden a posponer el disfrute de las estrellas porque están constantemente con nosotros, pero … una vez que llegas a conocer las estrellas, nunca pierden su atractivo”.

Traducción del libro NightWatch.

Autor: Terence Dickinson.

Por: Cristo

Relacionados

Conoce nuestra revista